Equipo de Respiración Autónoma Industrial

El Equipo de Respiración Autónoma Industrial es una solución vital diseñada especialmente para el sector industrial. Esta gama incluye dispositivos de respiración autónoma de circuito abierto con máscara facial completa y válvula de demanda, en cumplimiento con la norma EN 137.

El equipo se presenta en dos versiones: Tipo 1, ideal para uso general, y Tipo 2, que ha superado con éxito las pruebas de resistencia a las llamas. Este último tipo ha demostrado su capacidad para mantener una presión positiva en la máscara y extinguirse automáticamente durante y después de la exposición a temperaturas extremas.

Certificado según la normativa EN 137 y el Reglamento de la UE 2016/425, este equipo garantiza un alto nivel de protección en entornos potencialmente peligrosos. Además, se destaca por su comodidad, confiabilidad y versatilidad, con opciones de configuración que se adaptan a diversas necesidades.

El Equipo de Respiración Autónoma Industrial es la elección perfecta para sectores como el marino, petroquímico, industrial y espacios confinados. Su robustez y facilidad de mantenimiento lo convierten en una inversión segura para la seguridad de los trabajadores en entornos desafiantes.

Descripción

El Equipo de Respiración Autónoma Industrial que redefine la seguridad en la industria

El Equipo de Respiración Autónoma Industrial se erige como un componente fundamental para garantizar la seguridad de los trabajadores en el sector industrial. Diseñado y desarrollado minuciosamente.

Esta gama ofrece dos variantes principales del equipo: Tipo 1 y Tipo 2. El Tipo 1 se destaca por ser versátil y adecuado para uso general, mientras que el Tipo 2 es una versión certificada MED que ha superado con éxito pruebas de resistencia al fuego.

Esta última variante merece una mención especial debido a su capacidad de mantener una presión positiva en la máscara y extinguirse automáticamente después de una exposición a altas temperaturas. Esta característica es esencial en entornos industriales donde los peligros potenciales pueden incluir llamas y temperaturas extremas.

Uno de los aspectos más destacados del Equipo de Respiración Autónoma Industrial es su compromiso con la seguridad total. Cumple rigurosamente con las normativas EN 137 y el Reglamento de la UE 2016/425, lo que garantiza que se encuentra a la vanguardia de las normas de seguridad en entornos industriales.

Al elegir este dispositivo, los trabajadores y las empresas pueden estar seguros de que están invirtiendo en la protección y bienestar de su personal.

La comodidad es una característica esencial en cualquier equipo de respiración autónoma industrial, y el equipo no decepciona en este aspecto. Ofrece un diseño ergonómico con correas acolchadas que hacen que llevarlo sea cómodo, incluso durante largos períodos de uso.

Además, está disponible con dos tipos de máscaras: la “Idea Mask” y la “Sfera Mask”. Ambas opciones proporcionan un ajuste seguro y una visión óptima, lo que es fundamental en situaciones de trabajo en entornos desafiantes.

La confiabilidad es una prioridad clave en el diseño del equipo de respiración autónoma industrial. La versión Tipo 2, que ha superado con éxito el riguroso ensayo de resistencia a las llamas, es un testimonio de esta confiabilidad.

Este ensayo somete al equipo a 10 segundos de exposición a una temperatura de 900°C, seguidos de una caída. A pesar de estas condiciones extremas, el dispositivo sigue funcionando, manteniendo la presión positiva en la máscara y extinguiéndose automáticamente. Esta confiabilidad es esencial para garantizar que los trabajadores estén protegidos en todo momento.

La versatilidad es otro punto fuerte del equipo de respiración autónoma industrial. Ofrece la posibilidad de configuración según las necesidades específicas, lo que lo hace adecuado para una amplia gama de aplicaciones.

Desde trabajos en la industria marina hasta entornos petroquímicos, industriales y espacios confinados, este equipo se adapta a una variedad de situaciones laborales. La versatilidad es esencial en un mundo industrial diverso y en constante cambio, donde cada entorno presenta desafíos únicos.

La robustez del equipo de respiración autónoma garantiza una inversión duradera. No solo es capaz de soportar condiciones adversas, sino que también es fácil de mantener. La facilidad de mantenimiento es crucial para garantizar que el equipo funcione de manera óptima durante toda su vida útil, lo que a su vez contribuye a la seguridad de los trabajadores y ahorra costos a largo plazo para las empresas.